¿Como volver a tener un proyecto personal si tengo esclerosis multiple?

Tras la experiencia de atención y de escucha a pacientes con Esclerosis Múltiple surge la necesidad de validar una mirada que se comprometa con una transformación del paradigma de abordaje hacia la centralidad de la persona. La motivación que sostiene nuestro camino es la de encontrar, desde la rehabilitación, la forma para restituir la identidad al paciente y poder devolverle la posibilidad de retomar con sus proyectos personales mejorando así su calidad de vida.

El desafío de la neurorehabilitación hoy está condicionado por el impacto que logra sobre la vida diaria del paciente y, por lo tanto, en su desarrollo personal y social.

 

¿Cómo puede ayudarme un tratamiento para retomar mis proyectos personales?

 

Muchas veces un diagnóstico tan complejo como el de esclerosis múltiple, pone en pausa la vida, afectando al rol profesional, familiar y espacios de interacción social.  Estos aspectos hacen que la persona perciba que su calidad de vida disminuye significativamente y se sienta limitado en varios aspectos. 

Desde fundación AlunCo sostenemos la importancia de realizar un tratamiento, donde la visión de la persona no quede anclada exclusivamente a la dimensión de la enfermedad. Este tipo de miradas proponen actividades y ocupaciones que son iguales para todos. Por lo tanto, queda desvalorizado el sentido de un proceso terapéutico si no está orientado a reconstruir constantemente la identidad del paciente.

Todas las especialidades sostienen la importancia de la búsqueda del sentido de la vida, de respetar la identidad que revela el don y la responsabilidad de ser uno mismo, si lo que buscamos es un impacto real en la vida de la persona y su percepción de la calidad de vida.

 

¿En qué consiste el abordaje transdisciplinario en neurorehabilitación?

Entendiendo que ninguna especialidad por separado puede responder satisfactoriamente a la cantidad de variables necesarias en este ámbito, es evidente que su radio de acción es limitado. Este nivel de complejidad implica una acción transdisciplinaria para articular saberes, ciencia y sociedad. 

La práctica metodológica en neurorehabilitación requiere que esta articulación de las especialidades intervinientes pase a través del trabajo en equipo. En este marco, aparece la apuesta al modelo transdisciplinario como una propuesta hacia un lenguaje común, donde la persona con Esclerosis Multiple tendrá un rol protagónico en su tratamiento. 

De esta manera, los profesionales acompañan al paciente dándole contención emocional y acompañamiento psicológico, y brindando los apoyos necesarios para que pueda continuar con sus proyectos personales.

En resumen, la persona con EM presenta con una enorme variedad de síntomas que difieren de un paciente a otro y distintas formas de progresión. Por esto es entendida como una patología multifactorial. La complejidad inherente a su abordaje en neurorehabilitación implica la necesidad de una metodología que pueda trazar puentes entre las disciplinas, incluyendo los diferentes niveles (bio-psico-social) de la realidad del paciente.

¿Qué dice la evidencia científica actual al respecto?

La evidencia central es que la Esclerosis Múltiple  y su proceso se nos revelan no como problemas específicos, sino como problemáticas complejas que no pueden seguir entendiéndose satisfactoriamente mediante la aplicación de abordajes parcializados ya sea por falta de conocimiento del diagnóstico o por falta de estrategias comunes entre los actores tratantes. En este sentido, el abordaje transdisciplinario, permite un análisis global de la complejidad que caracteriza la Esclerosis Múltiple cuando el enfoque deja de centrarse en la enfermedad y pone en el centro al paciente. Y en esta perspectiva se funda la idea de un método centrado en la identidad.

 

Ir al contenido